Imprimir esta página
Presentan queja en la comisión de arbitraje médico padres de niño de Ometepec Foto: Rubén Vázquez Santiago

Presentan queja en la comisión de arbitraje médico padres de niño de Ometepec

Escrito por  Héctor Briseño Oct 31, 2019

Sebastián murió por sepsis neonatal en el hospital del Quemado, en Acapulco

Acusan de negligencia médica y omisión de cuidados al personal del hospital general de Costa Chica


Padres del niño recién nacido Sebastián, quien perdió la vida después de ser atendido en el hospital general de Ometepec, en la región de Costa Chica, acudieron la mañana del miércoles a las oficinas de la comisión de arbitraje médico, en plaza Cuauhtémoc, para presentar una queja por negligencia médica y omisión de cuidados.

El papa del niño, Vladimir Marcial Benito, originario de la comunidad indígena Cochoapa, municipio de Ometepec, relató la horas de angustia vividas en el nosocomio de Ometepec, en el que incluso tuvo que reunir 5 mil pesos para el traslado del menor al hospital del Quemado de Acapulco, en el que primeramente nadie contestaba el teléfono durante las primeras horas del 2 de octubre, y donde le comunicaron que no había espacio para su hijo.

Marcial Benito detalló que al menor le fue colocado un dispositivo en el brazo, sin que nunca le explicaran los motivos.

Advirtió que tiene conocimiento de familiares de que al menos 27 menores que han muerto en el hospital de Ometepec en fechas recientes, quienes lo contactaron a raíz de que publicó su caso en redes sociales, y señalo que hasta el momento ninguna autoridad estatal se ha comunicado con él tras lo ocurrido con su hijo.

Relató que el niño nació el 23 de septiembre, con un peso normal de 3 kilos 390 gramos.

Sin embargo, indicó que “no daban de alta a mi esposa porque presentó fiebre, a ella la tenían desde el 22 de septiembre hasta el primero de octubre, pero el niño presentó fiebre el 28 de septiembre, 29, 30”.

Vladimir Valerio, de profesión chofer, advirtió que “para el primero de octubre al niño le colocaron un dispositivo, un objeto en el brazo que no nos explicaron para qué era, no nos pidieron autorización para manipular su bracito, no sabemos ni cómo se llama ese aparato, tenemos fotos, tenemos videos donde se observa el objeto”.

Enfatizó que a las 6:30 de la tarde del primero de octubre ocurrió un sangrado que tenía el niño en el brazo, hablamos a la enfermera, que lo iban a revisar, que era normal, eso pasó en cuneros patológicos”. Vladimir Valerio, acompañado por su esposa María de Lourdes Benito Carranza, añadió que a las 9:30 de la noche, la cuna donde tenían al niño ya estaba manchada de sangre, en la costilla, mientras las enfermeras le seguían diciendo que era normal.

Manifestó que “horas mas tardes seguía el sangrado, vimos muchas gasas mojadas de sangre en el bote de basura, las enfermeras no sabían, no hay pediatras en el turno de la noche, solo dos doctoras que cubren todo el hospital para los pacientes, nos decían que presionáramos la herida con gasas”. El niño murió finalmente el 4 de octubre por sepsis neonatal en el hospital del Quemado, en Acapulco, dos horas después de ser ingresado.