México: 19 millones de personas cocinan con combustibles sólidos

Escrito por  Nov 07, 2019

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México unas 19 millones de personas emplean combustibles sólidos para cocinar, hábito que provocó al menos 15.000 muertes prematuras en 2016, como resultado de la ingestión de partículas derivadas de estos combustibles.

Para combatir estas frías estadísticas, se han emprendido programas destinados a mejorar la situación en la que estas personas cocinan sus alimentos. Uno de ellos es el uso de cocinas solares. ¿En qué consiste? El cocinero se encarga de preparar sus alimentos en unas ollas y deja que los rayos solares hagan el trabajo. De este modo, se evita la exposición a las partículas que se desprenden, por ejemplo, del carbón o la leña.

Esta alternativa ha revolucionado la forma de vivir de miles de personas beneficiarias. No obstante, aún es deficiente, puesto que no funciona cuando el cielo está nublado o en periodos de lluvias. Además, tiene la desventaja de que el proceso de cocción es mucho más lento.

Sin embargo, también pueden emplearse electrodomésticos que consumen poca energía para cocinar los alimentos. Estos son especialmente útiles para aquellas personas que se dedican a vender comida. Actualmente, los hornos multifunciones realizan prácticamente casi todo tipo de cocción. Del mismo modo, las freidoras usan menos aceite que una sartén, tienen más capacidad, consumen poca energía y cocinan los alimentos por igual. También tenemos planchas para cocinar pollo y pescado a la plancha. Por último, los dispensadores multibebidas nos indican el momento exacto de servir una bebida. Todos estos aparatos registran un bajo consumo de energía. Claro está, hay que considerar también la marca y el precio.

Los programas sociales han aprovechado que algunos estados que emplean gas y leña cuentan con los servicios básicos, por lo que se ha impulsado también el sistema de cocinas eléctricas y el uso de electrodomésticos para dejar de lado el uso de combustibles sólidos que solo perjudican la salud de la población.

Según el Inegi, de los 4 millones de habitantes de Oaxaca, el 70 % vivía en la pobreza y un 27 % sufría de pobreza extrema. Los datos fueron registrados en 2016. Quienes más sufrían por el uso del GLP para cocinar era las comerciantes y vendedoras de alimentos. En entrevistas, muchos de los beneficiarios se mostraron sorprendidos, pues nunca pensaron que podían cocinar gracias a la energía solar.

Otro de los estados que ha recibido asistencia es Guerrero. En las zonas más pobres, las mujeres alternan sus trabajos informales con el cuidado de sus hijos. Ellas han expresado su agradecimiento por la implementación de este método ecológico de cocina. Además, han señalado que el consumo de aceites es menor que con leña y GLP.

Las vecinas de algunas localidades recibieron capacitaciones sobre cómo usar la cocina y sus beneficios. Además, se han organizado para realizar demostraciones en casa, intercambiar recetas, degustar platillos y difundir cómo este nuevo sistema las ha beneficiado y ha cambiado sus vidas.

Las cocinas solares funcionan como una especie de invernadero, donde se concentra el calor que luego realiza la cocción sobre la comida. Está rodeada de unos alerones que ayudan a captar la radiación solar gracias a su forma parabólica y la envía hacia el recipiente con los alimentos.

Este sistema es capaz de hervir el agua y cualquier tipo de alimento. La población ya no está expuesta a contaminación por partículas y está convencida de que está siendo amigable con el medio ambiente. Ya no talan árboles para conseguir la madera ni contaminan el planeta con el carbón o leña que solían emplear para cocinar. Representantes del Inegi aguardan que las cifras por muertes prematuras disminuyan con la implementación de alternativas ecológicas.