En Acapulco, niveles alarmantes de acoso sexual digital contra mujeres Foto La Jornada

En Acapulco, niveles alarmantes de acoso sexual digital contra mujeres

Escrito por  Héctor Briseño Nov 28, 2019

Acapulco. El acoso virtual y violencia digital contra mujeres en Acapulco alcanza niveles graves y alarmantes, advirtió la activista Yolitzin Jaimes Rendón, representante del colectivo Las Revueltas, quien presentó en la sala de cabildos del Palacio Municipal, la conferencia Violencia Digital, agenda actual del Movimiento de Mujeres, durante los 16 días de Activismo contra la violencia de Género, actividad promovida por el gobierno municipal.

Jaimes Rendón advirtió que se tiene un registro de mil 200 mujeres exhibidas en mercados de explotación sexual virtual en Acapulco y en Guerrero.

Explicó que el colectivo Las Revueltas actualmente brinda acompañamiento a 50 mujeres que han sufrido violencia digital en el puerto de Acapulco, bajo diferentes modalidades.

Jaimes Rendón detalló que de 2016 a la fecha, el colectivo ha reunido información de diversos casos, con el objetivo de hacer visible un problema que presenta altos niveles de violencia en contra la mujer.

Al respecto, la activista enfatizó que la violencia digital afecta principalmente a mujeres, y puntualizó que se trata de un asunto de género, pues afecta a la mujer en tanto que resulta de una venganza por una relación anterior, o por el trabajo o sitio que ocupa públicamente.

Subrayó que “el hostigamiento digital es muy común en Acapulco”.

Señaló que mujeres entre 18 y 30 años son las más vulnerables en espacios digitales. En 40 por ciento de los casos, son agredidas por personas conocidas, y en el 30 por ciento de los casos por personas desconocidas. Alertó que al momento que una imagen es subida a la red, comienza el hostigamiento de extraños.

Advirtió que “la mujer se vuelve víctima primero por una persona conocida, y después es afectada por extraños”.

La activista recalcó la importancia de que cada persona tenga una identidad virtual, esto por el riesgo de posible usurpación y venta de integridad. Explicó que su colectivo actualmente proporciona acompañamiento a una víctima de suplantación virtual, cuyo agresor incluso la ofreció para su venta en redes sociales.

“La víctima fue vendida, sufrió desplazamiento, estuvo dos años sin trabajo, el agresor tenía control de su imagen en redes sociales”, explicó.

La mujer incluso no podía darse de alta en Factbook, pues la herramienta de reconocimiento facial notificaba al agresor que la víctima intentaba registrar un perfil propio en la red social, por lo que la mujer prácticamente se convirtió en una especie de fugitiva de esa red social, agregó.

Entre las formas de violencia digital, se encuentran los insultos electrónicos, el hostigamiento virtual, la difamación virtual, el acecho o stalking, la violación de datos personales, la suplantación virtual, hasta llegar a la trata virtual de personas, la sextorsión y la difusión de contenido íntimo sin consentimiento.

Otras conductas que representan agresión digital contras las mujeres son el ciberdating, que representa el cortejo violento; o el grooming, que es la estrategia de un adulto para generar confianza en un menor de edad con fines sexuales; además del sexting.