Imprimir esta página
Desde hace siete meses quedan sólo 25 personas en Vallecitos de Zaragoza Foto: Especial

Desde hace siete meses quedan sólo 25 personas en Vallecitos de Zaragoza

Escrito por  Jaime Ojendiz Realeño Dic 09, 2019

En 2016 se dio una incursión de delincuentes, denuncian


Zihuatanejo, 8 de diciembre. En la comunidad de Vallecitos de Zaragoza viven sólo 25 personas. Hace más de siete meses dos mil pobladores dejaron todo su patrimonio: pasaron a formar parte de la estadística de desplazados por violencia.

Se trata de la comunidad serrana más poblada del municipio de José Azueta y se ubica sobre la carretera que lleva a Coyuca de Catalán.

Los pobladores tienen miedo, y por eso aceptan hablar sólo bajo anonimato: relatan que el problema de inseguridad se hizo más notorio durante el 2016 cuando se dio una incursión masiva de delincuentes, y ahora la comunidad está en disputa entre la Guardia Guerrerense, Los Viagras, Los Yexqueros, Los García y la Familia Michoacana.

“En vano resulta enumerarte qué negocios están cerrados, porque junto con escuelas y oficinas toda la actividad económica se detuvo, solo vivimos 25 personas en el pueblo, todos los demás se fueron huyendo por las circunstancias que hayan sido”.

Hay nostalgia por la paz que robaron al pueblo, “no es el Vallecitos aquel que ustedes recuerdan y el que dejaron, aquel del que veíamos llegar las motos de Río Frío, veíamos bajar el autobús de San Antonio o las combis estacionadas en la terminal. El Vallecitos de las fiestas en la cancha o el corral de Miguel Solorio”.

Una afectada señaló que ante la opacidad de las autoridades de sus tres niveles, los grupos de delincuentes sentaron bases y obligaron a miles de ciudadanos a abandonar la comunidad, “y esto no es exclusivo de Vallecitos, porque las comunidades de más arriba de la sierra están en la misma situación, y las autoridades lo saben pero no dicen nada y mucho menos actúan”.

Además de esas personas, hay jaurías de perros que deambulan por las calles polvorientas. Casas, tiendas, escuelas, aserraderos, centros religiosos, de salud, permanecen cerrados.

Agregan que ya no se escucha el ruido de los aserraderos, de las campanas de la capilla, los coros con música instrumental de la iglesia bautista, y tampoco se ven los grupos de predicación de los testigos de Jehová.

“Las 25 personas que aun vivimos en este lugar esperamos con ansias ver el regreso de todos ustedes para que Vallecitos vuelva ser aquel mismo”.

En Vallecitos solo el correr del agua y los animales silvestres rompen el silencio sepulcral que hace palidecer hasta al más bragado.

Cuestionado al respecto, el presidente Jorge Sánchez Allec, dijo que ya hay “una guarnición militar del Ejército Mexicano en la zona, está formada por 35 elementos y también dos grupos de la Policía Estatal”.