Demanda dirigente auditar al responsable del programa nacional de fertilizante en Guerrero

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Ene 27, 2020

La Federación aprobó mil 500 mdp, y sólo se aplicaron 500, señala Evencio Romero

Exige que Jorge Gay Francois explique cómo se aplicó el recurso aprobado para la entrega del abono


Tecpan, 26 de enero. El dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, Evencio Romero Sotelo pidió al gobierno federal que realice una auditoría al responsable del programa nacional de fertilizante en Guerrero, Jorge Gay Francois, para que explique cómo se aplicó el recurso aprobado para la entrega del abono a los campesinos del estado.

Dijo que en lo que va del año, aún y cuando fue requerida por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Gay Francois y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural federal (Sader), se niegan a dar a conocer el padrón de productores que fueron beneficiados con el insumo el año pasado, así como el número de hectáreas y la información correspondiente al programa que se aplicó en Guerrero en 2019.

Asimismo, exigió que se audite a la Sader y el trabajo del superdelegado en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, por ser también responsables del buen funcionamiento del programa federal en la entidad.

Indicó que para el programa federal, la Federación aprobó mil 500 millones de pesos, de los cuales, aseguró que sólo se aplicaron 500 millones, sin que nadie a la fecha dé alguna explicación sobre la forma en que se utilizó el recurso federal.

En entrevista, afirmó que por las irregularidades que se presentaron en el programa federal, como el retraso en la entrega, la mala calidad de las semillas de maíz y del fertilizante, este año la entrega está condenada al fracaso, lo que afectará aún más la producción de maíz, que se redujo a la mitad de la registrada en 2018.

Para este año, abundó, el gobierno federal aprobó mil 500 millones de pesos que serán repartidos en Puebla, Tlaxcala y Guerrero, 500 millones para cada entidad, y eso provocará que haya inconformidades, de nueva cuenta, entre los productores en los municipios, “y se corre el riesgo de que se incendie Guerrero”, asentó.

“No olvidemos que Guerrero ha sido punta de lanza de los movimientos importantes en el país, por lo que está presente el riesgo de un estallido social por las inconformidades de los campesinos”, puntualizó el dirigente.