Se quejan restauranteros de Ixtapa por restricciones para acceder a Isla Grande Foto: Especial

Se quejan restauranteros de Ixtapa por restricciones para acceder a Isla Grande

Escrito por  Jaime Ojendiz Realeño Ago 03, 2020

Piden que 30% de capacidad sea por negocio no por balneario


Zihuatanejo, 2 de agosto. Restauranteros de Isla Grande Ixtapa están inconformes por la restricción de ingreso de bañistas que el gobierno de Zihuatanejo implementó este fin de semana, piden que se verifique que el 30 por ciento de capacidad se logre por negocio, de lo contrario algunos restaurantes se quedan vacíos.

Ubicada en la zona de playa Linda, la Isla Grande aloja en temporadas altas hasta cuatro mil bañistas en sus playas Cuachalalate, Varadero y Coral, y debido a la contingencia este sábado se redujo a 400 la cantidad de turistas.

Esa situación generó inconformidad entre los restauranteros ya que consideran que esa cifra no representa el 30 por ciento permitido por las autoridades.

Un empresario que pidió anonimato señaló que es una medida equivocada, “es fácil, nosotros estimamos en cuatro mil las personas que ingresan, entonces nuestras autoridades solo deben aprender a sacar porcentajes para que verifiquen que 400 no corresponde a lo permitido”.

Añade que mientras en playa Linda no se controla el flujo de turismo, a la isla la están dejando sin ingresos.

Por separado, la restaurantera Rebeca Farías Salazar explicó que el día sábado la dirigente de la Isla Grande se comunicó con el alcalde para plantear la inconformidad.

Detalló que en una primera reunión cuando se abrió el balneario se acordó el pase de 900 personas, pero sólo han ingresado poco más de 600, sin embargo, el sábado solo hubo boletos para 450 personas.

Sostiene que lo mejor es que el 30 por ciento se logre por restaurante, ya que de lo contrario algunos se quedan vacíos y se debería cerrar la parte del balneario que alcance el límite.

Posterior a la inconformidad se regresó a 900 turistas permitidos, y aunque el 30 por ciento equivale a mil 200 bañistas, dijo Farías, se aceptan las 900 personas permitidas por la autoridad.

En su caso, sostiene, se le autorizaron 15 mesas con un promedio de 130 personas que equivale a un 30 por ciento de aforo permitido. Cifra que es similar en los negocios instalados en la isla.