Iniciar un pequeño negocio: tips para financiarse con prudencia

Escrito por  Ago 22, 2018

Conseguir el capital inicial necesario para poner en marcha un nuevo negocio es fundamental para el éxito futuro del mismo. La primera inversión es el cimiento, la base sólida que precisa todo emprendimiento para empezar a crecer. Existen varias formas de adquirir el monto que necesitamos, y en este artículo te contamos algunas maneras que seguramente te ayudarán a financiar tu nuevo negocio de manera prudente y administrar ese dinero como corresponde. 


Ahorro

Hay quienes ahorran dinero toda su vida, así estarán preparados para cuando surja la idea de concretar algún proyecto innovador que se tenía en mente desde hace tiempo. Es muy habitual que los pequeños proyectos estén financiados por este tipo de ahorros. Sin embargo, un problema muy común en este tipo de emprendedores, es el de considerar su liquidez como el ahorro total. Debes tener presente que la utilización de tus ahorros implica destinar un dinero que no debes necesitar a la brevedad y que será, exclusivamente, capital de inversión para tu nuevo proyecto.


Socios

También es posible financiar un nuevo proyecto con préstamos de dinero por parte de una entidad bancaria o entidades financieras; otra manera de gestionarlo, y de no afrontar en soledad los gastos, es la de conseguir un socio. Puede ser un amigo o familiar que esté interesado en realizar el mismo proyecto. Al igual que tú, aquel pondrá un porcentaje del capital necesario para iniciarlo y luego recibirá su porcentaje de ganancias adquiridas. Para esto es indispensable establecer un contrato claro acerca de los compromisos y beneficios que obtendrá cada una de las partes.


Sociedades o fideicomisos

En el caso de que tengas un recurso o capital específico, como por ejemplo un terreno, y no poseas el capital para invertir en su construcción y desarrollar un negocio, es posible la creación de una sociedad que reúna personas que aporten y la formación de una sociedad empresarial. De esta manera, podrás juntar partes interesadas en invertir capital en tu proyecto y, dependiendo del monto de su participación, será el porcentaje de utilidades que les corresponda.


Posponer beneficios personales

Algunos empresarios que obtienen el éxito prematuramente, comenten el error de sacar provecho con demasiada rapidez de las ganancias y realizan transacciones poco beneficiosas. Es fundamental no caer en estos errores. Además, debes intentar reducir tu flujo de efectivo y la carga de gastos, manteniendo el capital base. Manejar el dinero con austeridad y obtener un funcionamiento interno disciplinado es lo más importante en los primeros años.


Contratar personas aptas

Las nuevas empresas necesitan a su mando individuos idóneos para construir un negocio y dirigirlo de manera óptima y rentable. Se requiere de empleados destacados y responsables, sobre todo en los cargos de mayor relevancia. Para eso, es importante contratar personas que puedan diseñar de manera eficaz estrategias de venta y de marketing. Es esencial contar con un equipo que conozca el manejo de las nuevas tecnologías, para lograr generar potenciales clientes y un buen posicionamiento en la web. En el mismo sentido, es necesario contar con registros financieros claros desde el comienzo del negocio, y para ello será útil contar con la participación de un contador que lleve minuciosamente las cuentas al día.