Falta mercado para 20 mil productores de coco, denuncian

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Ene 14, 2019

Preocupa a los agricultores de Costa Grande no tener quién compre el fruto

Proponen que legisladores impulsen políticas públicas para mejorar el precio y comercializarlo

La situación es desesperante y complicada; podría afectar al mango y plátano, afirma David Rumbo


Tecpan, 13 de enero. Debido a la falta de mercado, más de 20 mil productores de coco en Costa Grande tienen detenida la venta de sus cosechas, y el poco que logran vender lo hacen a precios con los que ni siquiera recuperan los gastos que hicieron para bajarlo y colectarlo en las huertas, aseguró el coprero y ex precandidato a diputado local, David Rumbo Alejandri.

“Actualmente hay preocupación entre los agricultores de toda la región, porque si quieren vender una gruesa de coco no encuentran a quién. Hay productores que llevan hasta seis meses sin bajar el coco en sus huertas porque carecen de quien se los compre y los que encuentran apenas recuperan el dinero que invirtieron para contratar a los trabajadores que hacen el trabajo en las parcelas”, asentó.

Indicó que el problema se resume en que hay oferta pero no hay demanda, ni de copra ni de coco fruta, por lo que urge que los legisladores diseñen programas que garanticen el precio y que abra mercados, “porque la situación es desesperante y complicada” y advirtió que la problemática podría permear también a otros cultivos como el plátano y el mango, que son cultivos predominantes en Costa Grande.

Insistió que es urgente que los legisladores locales y federales por esta región intervengan e impulsen el diseño de políticas públicas para mejorar tanto el precio de compra, que actualmente está en los 200 pesos por gruesa, y la comercialización, a través de la apertura de mercados nacionales e internacionales.

En entrevista, contó que actualmente la gruesa de coco difícilmente rebasa los 200 pesos, cuando años atrás llegó a cifras por arriba de los 700 pesos, lo que hace que los copreros se vean limitados para vender, pues en vez de ganar apenas logran recuperar los costos que les representa contratar trabajadores para que bajen el coco de las palmeras y para recolectarlo.

Abundó que a pesar de que actualmente existen dos opciones para los productores: vender el coco como fruta o jimarlo para el aprovechamiento de la copra, los agricultores no encuentran mercados para sus productos pues la demanda es escasa.

Lamentó que, “no obstante que el coco representó la principal actividad económica en la región, de la que dependían miles de familias y generaba empleos para la población, hoy ha dejado de ser importante, además de que ha sido poco apoyada por las autoridades”, y agregó que a pesar que los productores han rehabilitado sus huertas y resembrado palmas, se inhibe su esfuerzo con la caída en picada de la comercialización, porque carecen de mercados.