Los grandes beneficios de T-MEC para la economía mexicana

Escrito por  Ene 22, 2020

Tras los últimos avances en el nuevo Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se augura que en los próximos días la Comisión de Finanzas del Senado estadunidense suscriba el mecanismo y entre en vigor a mediados de 2020. 

Este nuevo Tratado servirá para sustituir al viejo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en cumplimiento desde 1994.

Su pronta ratificación por todos los países miembro favorecerá a la economía mexicana por su cercanía con EE.UU.. Así lo indicó José Ángel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

Con la implementación del nuevo T-MEC se espera ofrecer una mayor seguridad a los inversionistas en México, ya que habrá mayor certidumbre económica en el país y un mayor crecimiento del PIB mexicano para 2020. 

Además, se espera un aumento en las inversiones externas, un superávit comercial frente al país americano, así como un mayor equilibrio en la cotización del peso frente al dólar. En este aspecto, los analistas pronostican un buen inicio de año para la moneda mexicana y se cotice en un rango entre $18.70 y $19.15 spot en enero y febrero, una buena noticia para aquellos inversores que busquen iniciarse en el mercado de divisas.


Sectores más favorecidos

Entre los sectores más beneficiados encontramos el sector del comercio debido al incremento de mercado y ventas que se producirá con el capítulo de e-commerce, ya que con el Tratado se establecen nuevas reglas que evitan la informalidad en el comercio electrónico.

Esto afectará positivamente al sector inmobiliario, donde 2020 se presenta como un buen año para construir nuevos espacios comerciales y de entretenimiento, oficinas o residenciales. 

En cuanto al sector automotor, el T-MEC asegura la integración productiva donde el comercio de México con sus socios en América del Norte alcanzó los US$139.244 millones en 2018 y mantiene la apertura en el comercio agrícola en América del Norte que para México supuso US$50.700 millones ese mismo año.

Cabe destacar también medidas incluidas en el tratado referidas a normas ambientales y disposiciones para vigilar el cumplimiento de las normas laborales, que han generado cierto malestar en la comunidad empresarial. 

No obstante, se espera que estas medidas contribuyan a abandonar las malas condiciones de trabajo, bajos salarios y desprecio por el medio ambiente. Lo que provocará inevitablemente un gran desafío en materia de productividad.


Necesidad de diversificar mercados

Aunque el T-MEC dará grandes ventajas, también será necesario implementar políticas económicas que potencien el desarrollo y la competitividad de la economía mexicana

Para impulsar esta ventaja competitiva será imprescindible la innovación y las mejoras tecnológicas por parte de las empresas mexicanas, que deberán ofrecer mejore infraestructura y capacitación a sus trabajadores si quieren incrementar la inversión y el crecimiento. 

No hay que olvidar tampoco la importancia de diversificar y buscar nuevos mercados más allá de América del Norte. El objetivo de México con el T-MEC es presentarse como una economía abierta a la comunidad internacional para estrechar nuevos lazos en diferentes mercados y ofrecer nuevos productos y servicios.