Oportunas resultan las observaciones del gobernador Héctor Astudillo Flores respecto al plan de seguridad anunciado para el próximo sexenio; seguramente los que hoy son comentarios mediáticos en su momento los hará llegar de manera formal a quien corresponda en espera de que sean tomados en cuenta.

Nada sería más conveniente y justo, pues se trata de la máxima autoridad de la entidad, quien conoce y vive la problemática, y es quien tiene que dar la cara y responder ante los reclamos de sus representados.

Astudillo Flores afirmó que el plan de seguridad dado a conocer por el próximo gobierno federal no puede ser igual para todos los estados; Guerrero, reforzó, requeriría de una serie de factores que le den marco a este plan.

Remarcó que es un estado que produce mariguana, amapola, que tiene conflictos en las partes altas del territorio estatal, y 500 kilómetros de mar donde frecuentemente se intenta desembarcar droga, hay proclividad a la protesta.

Hizo ver asimismo que los alcaldes “tienen mucho que ver” en los conflictos de seguridad con las policías comunitarias en la sierra. Vale.

Interesante e importante es, sin duda, cada planteamiento; eso en cuanto a la participación del gobierno federal, pero no es a la Federación a quien toca cargar con todo el paquete; el gobierno estatal y los municipales llevan, desde luego, parte de la responsabilidad, aunque los tres niveles han resultado hasta ahora un fiasco en el combate a la delincuencia.

El gobierno federal, cierto es, debe emprender a fondo la tarea, pero la administración estatal deberá autoanalizarse, autoevaluarse e identificar fallas, así como puntos débiles y fuertes, para corregir y reforzar el trabajo, en tanto los ayuntamientos deberán abandonar ya su posición de omisos y comodinos que han sostenido, dejando a estado y Federación todo el trabajo.

Dinero

Nov 16, 2018

Que el dinero no lo es todo en la vida, es verdad. Pero que representa casi todo en la vida, también lo es.

El estado de Guerrero y Acapulco están viviendo en estos días experiencias de plena demostración de la anterior aseveración, con toda seguridad más que el resto del país.

Este martes, en un acto que suele ser cada vez más frecuente, gobernantes guerrerenses de todas las filiaciones partidistas y de todas las posturas ideológicas confluyeron en la Ciudad de México, donde asistieron a la sesión de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión en la que se trataría el tema de las necesidades de la entidad para tenerlas en cuenta al definir el presupuesto federal del próximo año. La causa que reunió al gobernador Astudillo, del PRI; a la alcaldesa Adela Román, de Morena; al alcalde de Taxco, Marcos Efrén Parra Gómez, del PAN; al presidente de Chilpancingo, Antonio Gaspar, del PRD, y a otros de otras fuerzas, es la misma: dinero, para resolver problemas urgentes del estado y de los municipios.

Si no resultara dramático y hasta patético, parecería cómico el hecho de que la alcaldesa Adela Román Ocampo tenga que “pedir limosna” a los gobiernos estatal y federal, como ella mismo lo dijo en un evidente arranque de desesperación, para sacar adelante a Acapulco.

El de Román Ocampo no es el único caso en que el alcalde saliente entrega las finanzas municipales en bancarrota; la rapiña ocurre cada tres años.

El presidente entrante tiene que hacer toda suerte de peripecias para salir airoso del trance para, al final de la administración, entregar igual: un ayuntamiento saqueado, ultrajado.

El síndico administrativo, Javier Solorio Almazán, muestra una radiografía de las secuelas de la rapacidad: dio a conocer que el representante de la empresa calificadora de finanzas gubernamentales le informó que Acapulco tiene una calificación BB+, que significa alto riesgo de incumplimiento de sus compromisos financieros, lo que lo limita para atraer inversión.

Dijo que la empresa sugirió como solución para sacar el bote a flote, que se cubran adeudos con la CFE, el Issspeg y el SAT –por no haber pagado el ISR–, que suman unos mil 500 millones de pesos.

Las críticas podrían derivarse hacia el Congreso local recurriendo al argumento de que no elabora leyes que impidan a los alcaldes arrasar con las arcas municipales y manejar al ayuntamiento como su propio feudo para beneficiar a amigos, familiares y allegados.

El dirigente de la Red de Izquierda Revolucionaria, Camilo Valenzuela, cabalgó hasta la pradera, roció gasolina al pasto seco y lanzó el cerillazo.

Aseguró que “hay una embestida de los grupos empresariales del país, los grandes capitalistas, las camarillas políticas a su servicio y los grandes medios de comunicación”, quienes ofrecerán una “cerrada resistencia” contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, próximo a comenzar.

Acto seguido, llamó a las organizaciones sindicales y al “campo progresista” a generalizar el proceso de organización participativa de la sociedad, y generar que la gente no organizada decida construir sus organizaciones permanentes, no dirigidas de manera vertical y centralizada.

No se sabe a ciencia cierta qué trató de decir, pero una de las interpretaciones que se le puede dar a su pronunciamiento es que la sociedad que no está inmersa entre los grandes capitalistas, las camarillas políticas a su servicio y los grandes medios de comunicación debe organizarse y estar presta a tomar las calles y emprenderla contra el enemigo, si éste insiste en levantar la voz y expresar sus puntos de vista respecto a la vida del país.

El póquer es un juego con cientos de años de historia, y es hoy cuando está viviendo el que seguramente es su momento de mayor esplendor. La popularidad de este entretenimiento se debe, no obstante, a factores muy modernos que ni los creadores del as nas persa, el pochen alemán y el poquefrancés –sus predecesores– se podrían haber imaginado. Uno de ellos, por ejemplo, es el hecho de que muchos famosos se hayan convertido en sus embajadores por el mundo.

Otra razón que explica este éxito son las nuevas modalidades que se han ido implantando con el tiempo. Eso nos lleva a hablar inevitablemente de las variantes online, muy populares actualmente. Han cambiado para siempre la manera que los jugadores tienen de relacionarse con el póquer, sobre todo en términos espaciales. A continuación se repasan algunas de estas nuevas versiones del juego de naipes que han revolucionado la industria.


Póquer Chino Descubierto

Una de las modalidades más de moda en la actualidad es el Póquer Chino Descubierto, que ha causado furor incluso entre grandes maestros del juego. De hecho, ya se ha disputado en varios torneos internacionales. Las reglas son simples: En primer lugar, hay que saber que solo pueden jugar hasta cuatro personas a la vez, que recibirán 13 cartas. De sus tres jugadas por mano, determinarán cuál es la back (más fuerte), la middle (segunda más fuerte) y lafront (tercera más fuerte).

El crupier repartirá 5 cartas y después, cuando sea su turno, cada jugador deberá colocar sus cartas. Luego, el crupier volverá a repartir 8 cartas, de las que los participantes deberán decidir de nuevo qué jugada es la back, la middle y la front. Por parejas, será hora de comprobar quién tiene mejor mano y este se llevará los puntos. Aquellos que no puedan jugar una mano, no deberán pagar los royalties pero sí una penalización de 3 puntos por jugador activo.

Archivo

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30